lunes, 21 de septiembre de 2009

Abogado de Vigo, Caso real, Astucia gallega


Me han contado un caso de un abogado de Vigo, asegurandome que es un caso real, lo cuento por que ademas de reirme a mandibula batiente refleja fielmente la idisincracia y astucia gallega por un lado y la zorreria de los abogados por otra, todo en uno.

Bueno, pues llega un cliente desesperado al despacho de este abogado de Vigo y le cuenta que su vecino, con el que se lleva a matar, le araña el coche cada dos por tres, y que ya no sabe que hacer.

El abogado le recomienda que cada vez que su vecino le arañe el coche, el a su vez le arañe aun mas el coche a su vecino, pero que no le diga que fue el.

El cliente se marcha contento por que se ahorra unos costes judiciales y ve resuelto su problema.

Siguiendo los consejos de su abogado, araña el coche de su vecino de arriba a abajo, al cabo de poco tiempo su vecino le increpa indignado cuando se lo encuentra en el portal, a lo que el muy asesorado vecino responde :

Yo no te lo arañe, debe ser el mismo hijo de puta que me araña el mio.

Evidentemente, se acabaron los arañazos entre ambos vecinos.
Publicar un comentario